Bienestar

Envejecer no es deteriorarse

Autor
Canal, Gonzalo

“El viejo necesita una nueva mentalidad sobre sí mismo, sobre cuánto de positivo le ofrecen las ciencias de la higiene, la salud, la psicología y el humanismo en la nueva longevidad más larga y más capaz”. Esta afirmación es el sentido que el autor de este valioso libro nos invita a reflexionar.

El libro rompe con los mitos que la sociedad y el mismo hombre se han impuesto sobre envejecer; insiste en la importancia que tiene el llegar a la vejez de manera positiva y no deteriorada por culpa de preconceptos y condicionamientos sociales.

La vejez es símbolo de sabiduría y conocimiento, y por ello llegar a ella no debe ser traumático. El texto invita a desarrollar todas las actividades normales de la vida joven en la vida adulta. Es, en suma, una invitación a que ser viejo no signifique inutilidad, final, enfermedad, etc., y más bien a que quiera decir: sigo siendo el que era antes.

FICHA TÉCNICA

Nacionalidad del autor Colombia
Código 249375
ISBN 9789583005398
Nivel de escolaridad Adultos
Edades Adultos
Género No ficción
Fecha de la última edición 03-99
Páginas 292
Tintas 1 x 1
Encuadernación Tapa dura
Ancho (cm) 16,5
Alto (cm) 23

Comentarios

Escribe tu opinión

Envejecer no es deteriorarse

Envejecer no es deteriorarse

“El viejo necesita una nueva mentalidad sobre sí mismo, sobre cuánto de positivo le ofrecen las ciencias de la higiene, la salud, la psicología y el humanismo en la nueva longevidad más larga y más capaz”. Esta afirmación es el sentido que el autor de este valioso libro nos invita a reflexionar.

El libro rompe con los mitos que la sociedad y el mismo hombre se han impuesto sobre envejecer; insiste en la importancia que tiene el llegar a la vejez de manera positiva y no deteriorada por culpa de preconceptos y condicionamientos sociales.

La vejez es símbolo de sabiduría y conocimiento, y por ello llegar a ella no debe ser traumático. El texto invita a desarrollar todas las actividades normales de la vida joven en la vida adulta. Es, en suma, una invitación a que ser viejo no signifique inutilidad, final, enfermedad, etc., y más bien a que quiera decir: sigo siendo el que era antes.

Escribe tu opinión