Filosofía y política

Meditaciones metafísicas

Autor
Descartes, René

Descartes concibe la redacción de Meditaciones metafísicas desde el mismo momento en que decide presentar al público su conocida obra Discurso del método, al final de la cual propone a los lectores que le comuniquen sus impresiones en torno a la teoría del conocimiento que allí expone. Así es que en 1641, cuatro años después de la publicación de Discurso del método, da a conocer su nueva obra, la que abre con una serie de respuestas a las réplicas de los lectores que considera dignos de su atención. En general la temática expuesta en esta obra se desarrolla en torno a las cosas que pueden ponerse en duda: la naturaleza de la mente humana, la existencia de Dios, la esencia de las cosas materiales (y por ende el cuerpo), la validez de los conceptos de verdadero y falso. Al tiempo que elabora una discusión sobre cada uno de estos motivos, se sirve también de todos ellos para demostrar que la razón es la única garantía para acceder al conocimiento verdadero.

FICHA TÉCNICA

Nacionalidad del autor Francia
Código 31862
ISBN 9789583001567
Nivel de escolaridad Bachillerato
Edades Jóvenes, Adultos
Género No ficción
Fecha de la última edición 08-94
Páginas 88
Tintas 1 x 1
Encuadernación Rústica
Ancho (cm) 13,5
Alto (cm) 20,5

Comentarios

Escribe tu opinión

Meditaciones metafísicas

Meditaciones metafísicas

Descartes concibe la redacción de Meditaciones metafísicas desde el mismo momento en que decide presentar al público su conocida obra Discurso del método, al final de la cual propone a los lectores que le comuniquen sus impresiones en torno a la teoría del conocimiento que allí expone. Así es que en 1641, cuatro años después de la publicación de Discurso del método, da a conocer su nueva obra, la que abre con una serie de respuestas a las réplicas de los lectores que considera dignos de su atención. En general la temática expuesta en esta obra se desarrolla en torno a las cosas que pueden ponerse en duda: la naturaleza de la mente humana, la existencia de Dios, la esencia de las cosas materiales (y por ende el cuerpo), la validez de los conceptos de verdadero y falso. Al tiempo que elabora una discusión sobre cada uno de estos motivos, se sirve también de todos ellos para demostrar que la razón es la única garantía para acceder al conocimiento verdadero.

Escribe tu opinión