Grandes plumas

El Cristo de espaldas

Autor
Caballero Calderón, Eduardo

Un joven sacerdote llega a un pueblito conservador perdido en medio del páramo. Allí donde él espera encontrar un rebaño dispuesto a ser conducido con amor, halla un grupo de personas tozudas, prejuiciosas y siempre dispuestas a la violencia. Aunque intenta actuar de forma justa, todo se rebela en su contra: los poderes civiles, militares, incluso eclesiásticos.

Este libro constituye una crítica brillante y polémica de Eduardo Caballero Calderón a las estructuras de poder establecidas en nuestros campos, que solo benefician a los gamonales de siempre, con la complicidad de los gobernantes de turno, y que mantienen a la población rural en fuertes condiciones de abandono e ignorancia.

Más detalles

FICHA TÉCNICA

Nacionalidad del autorColombia
Código642629
ISBN9789583065224
Nivel de escolaridadBachillerato
EdadesDesde los 15 años
GéneroFicción
Fecha de la última edición06-22
Páginas248
Tintas1 x 1
EncuadernaciónTapa dura
Ancho (cm)13,5
Alto (cm)20,5
Disponible enColombia, Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay, Venezuela
ValoresJusticia, Esperanza

Sigue leyendo...

novela, violencia, religión, fe, Colombia, novela de la violencia, narrativa de la violencia, clásicos, clásicos colombianos

Comentarios

Escribe tu opinión

El Cristo de espaldas

El Cristo de espaldas

Un joven sacerdote llega a un pueblito conservador perdido en medio del páramo. Allí donde él espera encontrar un rebaño dispuesto a ser conducido con amor, halla un grupo de personas tozudas, prejuiciosas y siempre dispuestas a la violencia. Aunque intenta actuar de forma justa, todo se rebela en su contra: los poderes civiles, militares, incluso eclesiásticos.

Este libro constituye una crítica brillante y polémica de Eduardo Caballero Calderón a las estructuras de poder establecidas en nuestros campos, que solo benefician a los gamonales de siempre, con la complicidad de los gobernantes de turno, y que mantienen a la población rural en fuertes condiciones de abandono e ignorancia.

Escribe tu opinión