Letras latinoamericanas

Y el hombre creó a Dios

Autor
Soto Aparicio, Fernando

La tesis de este libro es que el hombre ha creado a Dios en todos los rincones de la Tierra y en todas las épocas de la historia. La historia tiene una alta dosis de suspenso, no solo por la persecución a que las diferentes iglesias y religiones someten a Marcos Aragón, su protagonista, sino también por tres figuras femeninas inolvidables: Flora, Floribel y Araluz, quienes llenan con su amor, su lujuria y su ternura las páginas de esta novela que estremece y subleva, y que constituye el desafío de quien, frente a las imposiciones de cualquier religión, se atreve a destruirlas a todas.

FICHA TÉCNICA

Nacionalidad del autor Colombia
Código 342730
ISBN 9789583033971
Nivel de escolaridad Bachillerato
Edades Jóvenes, Adultos
Género Ficción
Fecha de la última edición 07-10
Páginas 388
Tintas 1 x 1
Encuadernación Rústica
Ancho (cm) 14
Alto (cm) 23

Comentarios

Grado 
RM 02/07/2019

Excelente libro.

Me encanta.
Como casi todo lo que escribió FSA.
Lo leo, lo termino, vuelvo a leerlo.

Grado 
Nubia 19/11/2018

buen intento

Todas las tesis que propone me parecen super interesantes, lástima que al tratarse el personaje de un escritor, Fernando haya caído en autohalagos y exageraciones de sus cualidades

Grado 
yuri 12/04/2018

ME ENTANTA ESTE AUTOR

es una verdadera pérdida su fallecimiento, soy fiel seguidora de sus obras

Escribe tu opinión !

Escribe tu opinión

Y el hombre creó a Dios

Y el hombre creó a Dios

La tesis de este libro es que el hombre ha creado a Dios en todos los rincones de la Tierra y en todas las épocas de la historia. La historia tiene una alta dosis de suspenso, no solo por la persecución a que las diferentes iglesias y religiones someten a Marcos Aragón, su protagonista, sino también por tres figuras femeninas inolvidables: Flora, Floribel y Araluz, quienes llenan con su amor, su lujuria y su ternura las páginas de esta novela que estremece y subleva, y que constituye el desafío de quien, frente a las imposiciones de cualquier religión, se atreve a destruirlas a todas.

Escribe tu opinión