Letras latinoamericanas

El carnero

Autor
Rodríguez, Juan

El origen del sobrenombre y definitivo título ha sido muy debatido, sin que haya un consenso: para algunos la obra se llamó así por haber circulado originalmente en manuscrito encuadernado en la piel de dicho animal. Otros afirman que siempre fue llamado Carnero el cuaderno anónimo que circulaba manuscrito. En fin, hay otras especulaciones. Como sea, qué sabrosa lectura nos deparan estas crónicas, don Juan Rodríguez se sirve de hechos históricos, a modo de casos, que refiere fiel y diligentemente, según sus propias protestas, para, en un tono de la mejor picaresca española, retratar y criticar a la sociedad santafereña: abusos de poder, corrupción y excesos de burócratas cortesanos, crueldades de los encomenderos, venganzas, robos y líos de faldas, oscuros crímenes pasionales, empobrecimiento causado por la voracidad de la metrópoli, etc. Después de circular por más de doscientos años como manuscrito, El carnero fue impreso en 1859, tomando como modelo una copia perteneciente al geógrafo e historiador Joaquín Acosta.

FICHA TÉCNICA

Nacionalidad del autor Colombia
Código 6987
ISBN 9789583001147
Nivel de escolaridad Bachillerato
Edades Jóvenes
Género Ficción
Fecha de la última edición 02-94
Páginas 324
Tintas 1 x 1
Encuadernación Rústica
Ancho (cm) 13,5
Alto (cm) 20,5

Comentarios

Escribe tu opinión

El carnero

El carnero

El origen del sobrenombre y definitivo título ha sido muy debatido, sin que haya un consenso: para algunos la obra se llamó así por haber circulado originalmente en manuscrito encuadernado en la piel de dicho animal. Otros afirman que siempre fue llamado Carnero el cuaderno anónimo que circulaba manuscrito. En fin, hay otras especulaciones. Como sea, qué sabrosa lectura nos deparan estas crónicas, don Juan Rodríguez se sirve de hechos históricos, a modo de casos, que refiere fiel y diligentemente, según sus propias protestas, para, en un tono de la mejor picaresca española, retratar y criticar a la sociedad santafereña: abusos de poder, corrupción y excesos de burócratas cortesanos, crueldades de los encomenderos, venganzas, robos y líos de faldas, oscuros crímenes pasionales, empobrecimiento causado por la voracidad de la metrópoli, etc. Después de circular por más de doscientos años como manuscrito, El carnero fue impreso en 1859, tomando como modelo una copia perteneciente al geógrafo e historiador Joaquín Acosta.

Escribe tu opinión