Literatura juvenil

Serafín es un diablo

Autor
Arciniegas, Triunfo

Serafín efectivamente es un diablo, un diablito que, a pesar de permanecer en medio de la gente, “vivía muy solo, sin malas ni buenas compañías. La gente que no lo quería, escupía su sombra y se apartaba de su presencia. Las señoras le arrojaban agua caliente, hacían cruces de espanto en el aire y se acostaban temprano, después de trancar puertas y ventanas. Los niños lo apedreaban como si fuera un murciélago”. Pero su existencia cambia cuando a raíz de un baño de manguera que le da la Policía le toma afición al agua y al aseo, y cuando casualmente atrapa a punta de cosquillas a dos bandidos que pretendían asaltar un banco. Desde ese momento, su fama trasciende y empieza a ser tenido en cuenta para enfrentar dragones, desencantar novios convertidos en sapos, rescatar alas de ángel y participar en los eventos sociales más importantes. Serafín, muy perfumado y con sus cachos y cola relucientes, atrae también la atención de las damas, que se desviven por él; pero a el solo le interesa Pepita Lunares. Después de muchas aventuras con sus amigos Barrabás, el ángel, Felisberto, el dragón, Érica y otros más, Serafín consigue la felicidad completa al lograr que Pepita se fije en él y acceda a ser su novia.

Con su acostumbrado tono jocoso, Triunfo Arciniegas entrega a sus ya numerosos lectores un personaje en el que conviven la picardía, la ternura, un arraigado sentimiento de libertad y una enorme voluntad de amor; en fin, un personaje que en su relación con los demás realza una serie de valores y cualidades fundamentales para la formación de la personalidad de aquellos que inician su recorrido por el mundo. Pero esto no debe hacer pensar que este libro, que esencialmente tiene como meta divertir a sus lectores con las fantásticas aventuras de Serafín, tiene un propósito moralista, es más bien una utilidad adicional que va intrínseca en toda obra que reúne condiciones de superioridad literaria, como la de Triunfo Arciniegas.

FICHA TÉCNICA

IlustradorRodríguez, Gonzalo
Nacionalidad del autorColombia
Código34873
ISBN9789583004773
Nivel de escolaridadBachillerato
EdadesJóvenes
GéneroFicción
Fecha de la última edición03-98
Páginas112
Tintas1 x 1
EncuadernaciónRústica
Ancho (cm)13,5
Alto (cm)20,5
ValoresAmistad, respeto/tolerancia, justicia

Comentarios

Escribe tu opinión

Serafín es un diablo

Serafín es un diablo

Serafín efectivamente es un diablo, un diablito que, a pesar de permanecer en medio de la gente, “vivía muy solo, sin malas ni buenas compañías. La gente que no lo quería, escupía su sombra y se apartaba de su presencia. Las señoras le arrojaban agua caliente, hacían cruces de espanto en el aire y se acostaban temprano, después de trancar puertas y ventanas. Los niños lo apedreaban como si fuera un murciélago”. Pero su existencia cambia cuando a raíz de un baño de manguera que le da la Policía le toma afición al agua y al aseo, y cuando casualmente atrapa a punta de cosquillas a dos bandidos que pretendían asaltar un banco. Desde ese momento, su fama trasciende y empieza a ser tenido en cuenta para enfrentar dragones, desencantar novios convertidos en sapos, rescatar alas de ángel y participar en los eventos sociales más importantes. Serafín, muy perfumado y con sus cachos y cola relucientes, atrae también la atención de las damas, que se desviven por él; pero a el solo le interesa Pepita Lunares. Después de muchas aventuras con sus amigos Barrabás, el ángel, Felisberto, el dragón, Érica y otros más, Serafín consigue la felicidad completa al lograr que Pepita se fije en él y acceda a ser su novia.

Con su acostumbrado tono jocoso, Triunfo Arciniegas entrega a sus ya numerosos lectores un personaje en el que conviven la picardía, la ternura, un arraigado sentimiento de libertad y una enorme voluntad de amor; en fin, un personaje que en su relación con los demás realza una serie de valores y cualidades fundamentales para la formación de la personalidad de aquellos que inician su recorrido por el mundo. Pero esto no debe hacer pensar que este libro, que esencialmente tiene como meta divertir a sus lectores con las fantásticas aventuras de Serafín, tiene un propósito moralista, es más bien una utilidad adicional que va intrínseca en toda obra que reúne condiciones de superioridad literaria, como la de Triunfo Arciniegas.

Escribe tu opinión