Literatura juvenil

La silla que perdió una pata y otras historias

Autor
Arciniegas, Triunfo

Después de destrozar los nervios de todos los súbditos del reino en las encrucijadas de caminos, el Oso Maloso le dio el susto de su vida al histérico del rey, que le mandó echar mano. Ahora sólo puede salvarlo el alegato de la escandalosa pero justa reina Gina. Mientras tanto, con sus botas de siete leguas y su medalla del rey de España al pecho, entre carreras y espantosos alaridos de todo el mundo, Chámbilo Candela, el tragafuegos, está atareado combatiendo, él solo, el más terrible incendio que se haya visto en el reino vecino. Eso sí, cuidando su seductor bigote de una posible chamuscada, porque el intrépido de Chámbilo en realidad va tras los favores de la Princesa de los Suspiros. Final para no perdérselo, sea alquilando balcón o abriéndose paso a codazos. Aquí todo vale.

FICHA TÉCNICA

IlustradorGonzález, Henry
Nacionalidad del autorColombia
Código34094
ISBN9789583003639
Nivel de escolaridadPrimaria, Bachillerato
Edades10 a 12, Jóvenes
GéneroFicción
Fecha de la última edición08-97
Páginas140
Tintas4 x 4
EncuadernaciónRústica
Ancho (cm)13,5
Alto (cm)20,5
ValoresAmistad, respeto/tolerancia, inventiva/creatividad

Comentarios

Escribe tu opinión

La silla que perdió una pata y otras historias

La silla que perdió una pata y otras historias

Después de destrozar los nervios de todos los súbditos del reino en las encrucijadas de caminos, el Oso Maloso le dio el susto de su vida al histérico del rey, que le mandó echar mano. Ahora sólo puede salvarlo el alegato de la escandalosa pero justa reina Gina. Mientras tanto, con sus botas de siete leguas y su medalla del rey de España al pecho, entre carreras y espantosos alaridos de todo el mundo, Chámbilo Candela, el tragafuegos, está atareado combatiendo, él solo, el más terrible incendio que se haya visto en el reino vecino. Eso sí, cuidando su seductor bigote de una posible chamuscada, porque el intrépido de Chámbilo en realidad va tras los favores de la Princesa de los Suspiros. Final para no perdérselo, sea alquilando balcón o abriéndose paso a codazos. Aquí todo vale.

Escribe tu opinión