Literatura juvenil

El corazón de la Tierra

Autor
Soto Aparicio, Fernando

La Palabra y la Tierra son las protagonistas de esta historia, que por iniciativa de una profesora de colegio cobran vida a través de las aventuras de Gaia, una niña que busca incansablemente el corazón de la Tierra, para escuchar todas sus quejas y dolores.

Es una historia divertida narrada en diferentes voces, ya que se trata de un trabajo colectivo que se desarrolla en un salón de clases. La señorita Irene escribe el primer capítulo de lo que pretende ser un texto que enseñe a conservar los recursos naturales y proteger nuestro amenazado planeta. Sin embargo, las diferentes personalidades de los niños que intervienen hacen que la historia tome a veces un giro loco e irreverente, aunque la oportuna intervención de la maestra la conduce nuevamente por el camino correcto.

Con la historia se intercalan simpáticos comentarios en un lenguaje típicamente infantil, y entre uno y otro capítulo el autor crea su respectivo recreo, siempre en torno a manifestaciones de la Palabra: rimas, trabalenguas y adivinanzas.

Esta historia invita a reflexionar sobre una realidad que nos recuerda día a día que el futuro de la Tierra está en nuestras manos.

FICHA TÉCNICA

Ilustrador Díaz, Carlos Manuel
Nacionalidad del autor Colombia
Código 597534
ISBN 978-958-30-5987-2
Nivel de escolaridad Bachillerato
Edades Jóvenes
Género Ficción
Fecha de la última edición 01-20
Páginas 208
Tintas 4 x 4
Encuadernación Tapa dura
Ancho (cm) 13,5
Alto (cm) 20,5
Valores Amistad, responsabilidad, inventiva/creatividad

Comentarios

Escribe tu opinión

El corazón de la Tierra

El corazón de la Tierra

La Palabra y la Tierra son las protagonistas de esta historia, que por iniciativa de una profesora de colegio cobran vida a través de las aventuras de Gaia, una niña que busca incansablemente el corazón de la Tierra, para escuchar todas sus quejas y dolores.

Es una historia divertida narrada en diferentes voces, ya que se trata de un trabajo colectivo que se desarrolla en un salón de clases. La señorita Irene escribe el primer capítulo de lo que pretende ser un texto que enseñe a conservar los recursos naturales y proteger nuestro amenazado planeta. Sin embargo, las diferentes personalidades de los niños que intervienen hacen que la historia tome a veces un giro loco e irreverente, aunque la oportuna intervención de la maestra la conduce nuevamente por el camino correcto.

Con la historia se intercalan simpáticos comentarios en un lenguaje típicamente infantil, y entre uno y otro capítulo el autor crea su respectivo recreo, siempre en torno a manifestaciones de la Palabra: rimas, trabalenguas y adivinanzas.

Esta historia invita a reflexionar sobre una realidad que nos recuerda día a día que el futuro de la Tierra está en nuestras manos.

Escribe tu opinión