Literatura juvenil

El libro de las ciudades

Autor
Román, Celso

Este texto está compuesto por 19 relatos breves que son la relación o crónica del viaje que Helías Hoisoi emprende a finales del siglo XX por una serie de ciudades imaginadas; cada una de estas ciudades representa un anhelo, un temor o una certidumbre del protagonista. Así, La ciudad del Dragón es una advertencia sobre la pérdida de la dimensión de lo sagrado; La ciudad sin ventanas exhorta a la contemplación de lo que está afuera como única garantía del futuro y de la memoria; La ciudad de los habitantes transitorios hace referencia a las ciudades industriales, imposibles de habitar porque nadie deja en ellas un recuerdo. En La ciudad del caballo sediento sus pobladores disfrutan de una vida en armonía con la naturaleza gracias a su aislamiento, pero temen que su contento y bienestar sea quebrantado por los habitantes de otras ciudades donde la codicia y el egoísmo son los valores con que “progresan”; La ciudad de papel es la maravillosa ciudad de la edad de la postguerra, luego de la extinción de los guerreros.

FICHA TÉCNICA

Ilustrador Parra, Rocío
Nacionalidad del autor Colombia
Código 33901
ISBN 978-958-30-0345-5
Nivel de escolaridad Bachillerato
Edades Jóvenes
Género Ficción
Fecha de la última edición 03-97
Páginas 178
Tintas 4 x 4
Encuadernación Rústica
Ancho (cm) 13,5
Alto (cm) 20,5
Valores Amistad, perseverancia

Comentarios

Grado 
Luisa Fernanada Sachez Espitua 14/02/2019

Cul

La historia es fantastica porq enseña ciudades

Escribe tu opinión !

Escribe tu opinión

El libro de las ciudades

El libro de las ciudades

Este texto está compuesto por 19 relatos breves que son la relación o crónica del viaje que Helías Hoisoi emprende a finales del siglo XX por una serie de ciudades imaginadas; cada una de estas ciudades representa un anhelo, un temor o una certidumbre del protagonista. Así, La ciudad del Dragón es una advertencia sobre la pérdida de la dimensión de lo sagrado; La ciudad sin ventanas exhorta a la contemplación de lo que está afuera como única garantía del futuro y de la memoria; La ciudad de los habitantes transitorios hace referencia a las ciudades industriales, imposibles de habitar porque nadie deja en ellas un recuerdo. En La ciudad del caballo sediento sus pobladores disfrutan de una vida en armonía con la naturaleza gracias a su aislamiento, pero temen que su contento y bienestar sea quebrantado por los habitantes de otras ciudades donde la codicia y el egoísmo son los valores con que “progresan”; La ciudad de papel es la maravillosa ciudad de la edad de la postguerra, luego de la extinción de los guerreros.

Escribe tu opinión