Literatura universal

Crimen y castigo

Autor
Dostoievsky, Fedor

Rodion Romanovich Raskolnikov, hijo mayor de una familia pobre, se traslada a San Petersburgo para seguir estudios de leyes. La falta de medios económicos en su familia le obliga a dejar la universidad, lo que aunado a las estrecheces y desigualdades de la vida ciudadana lo hunden en una aguda melancolía. Apoyándose en sus propias elucubraciones, planea el asesinato de una usurera a la que ha tenido que recurrir una y otra vez. Para sí, Raskolnikov argumenta que con el dinero que la vieja ha robado a muchos desdichados lo puede él emplear en fines más justos. Así, poco a poco, va considerando su proyecto con ánimo práctico y finalmente realiza el crimen. Raskolnikov descarga sobre la prestamista toda su amargura y a fuerza de hachazos le da muerte; pero cuando, horrorizado, está contemplando el cadáver de su víctima, se encuentra con la hermana de esta. Entonces, al sentirse descubierto, también la mata. Los vecinos, que se han percatado que algo extraño acontece, llaman a la policía. Raskolnikov roba una bolsita con dinero y unas joyas, y consigue huir sin ser visto. Esconde los bienes hurtados y se propone dejar pasar el tiempo para darles uso, aunque en el fondo ya sabe que ha perdido la partida, pues el dinero no es suficiente para resolver siquiera una pequeña parte de sus problemas, y la culpabilidad y el remordimiento lo inundan.

FICHA TÉCNICA

Nacionalidad del autorRusia
Código31770
ISBN9789583001154
Nivel de escolaridadBachillerato
EdadesJóvenes
GéneroFicción
Fecha de la última edición11-93
Páginas548
Tintas1 x 1
EncuadernaciónRústica
Ancho (cm)13,5
Alto (cm)20,5

Comentarios

Escribe tu opinión

Crimen y castigo

Crimen y castigo

Rodion Romanovich Raskolnikov, hijo mayor de una familia pobre, se traslada a San Petersburgo para seguir estudios de leyes. La falta de medios económicos en su familia le obliga a dejar la universidad, lo que aunado a las estrecheces y desigualdades de la vida ciudadana lo hunden en una aguda melancolía. Apoyándose en sus propias elucubraciones, planea el asesinato de una usurera a la que ha tenido que recurrir una y otra vez. Para sí, Raskolnikov argumenta que con el dinero que la vieja ha robado a muchos desdichados lo puede él emplear en fines más justos. Así, poco a poco, va considerando su proyecto con ánimo práctico y finalmente realiza el crimen. Raskolnikov descarga sobre la prestamista toda su amargura y a fuerza de hachazos le da muerte; pero cuando, horrorizado, está contemplando el cadáver de su víctima, se encuentra con la hermana de esta. Entonces, al sentirse descubierto, también la mata. Los vecinos, que se han percatado que algo extraño acontece, llaman a la policía. Raskolnikov roba una bolsita con dinero y unas joyas, y consigue huir sin ser visto. Esconde los bienes hurtados y se propone dejar pasar el tiempo para darles uso, aunque en el fondo ya sabe que ha perdido la partida, pues el dinero no es suficiente para resolver siquiera una pequeña parte de sus problemas, y la culpabilidad y el remordimiento lo inundan.

Escribe tu opinión