Literatura universal

Frankenstein

Autor
Shelley, Mary

«De repente, vi la figura de un hombre en la distancia. Avanzaba hacia mi posición con velocidad sobrehumana. Daba brincos sobre las grietas del hielo, que yo había caminado con sumo cuidado; su estatura, pude comprobarlo a medida que se acercaba, sobrepasaba la de los hombres. Temblé; la vista se me nubló y me sentí desmayar, pero los vientos helados de la montaña lograron restaurarme. Me di cuenta, a medida que la figura se acercaba, de que se trataba del demonio que había creado. ¡Vaya visión tremenda y aborrecida! Comencé a temblar de rabia y horror, pero tomé la decisión de esperar su acercamiento, para luego trenzarme con él en un combate mortal».

****

De esta manera Víctor Frankenstein, un joven científico suizo, describe el reencuentro con el repugnante ser que ha creado, y a quien ahora debe erradicar de la faz de la Tierra.

****

Tanto Víctor como el engendro salieron de la prodigiosa imaginación de una chica de diecinueve años, Mary Shelley, que inscribió para siempre su nombre en el olimpo de la literatura universal. Una nueva traducción de este increíble clásico.

FICHA TÉCNICA

Nacionalidad del autor Reino Unido
Traductor HIncapié, Juan F.
Código 550645
ISBN 978-958-30-5677-2
Nivel de escolaridad Adultos
Edades Jóvenes, Adultos
Género Ficción
Fecha de la última edición 04-18
Páginas 280
Tintas 1 x 1
Encuadernación Tapa dura
Ancho (cm) 16,5
Alto (cm) 23
Disponible en Colombia, Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Estados Unidos, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Puerto Rico, Uruguay

Comentarios

Escribe tu opinión

Frankenstein

Frankenstein

«De repente, vi la figura de un hombre en la distancia. Avanzaba hacia mi posición con velocidad sobrehumana. Daba brincos sobre las grietas del hielo, que yo había caminado con sumo cuidado; su estatura, pude comprobarlo a medida que se acercaba, sobrepasaba la de los hombres. Temblé; la vista se me nubló y me sentí desmayar, pero los vientos helados de la montaña lograron restaurarme. Me di cuenta, a medida que la figura se acercaba, de que se trataba del demonio que había creado. ¡Vaya visión tremenda y aborrecida! Comencé a temblar de rabia y horror, pero tomé la decisión de esperar su acercamiento, para luego trenzarme con él en un combate mortal».

****

De esta manera Víctor Frankenstein, un joven científico suizo, describe el reencuentro con el repugnante ser que ha creado, y a quien ahora debe erradicar de la faz de la Tierra.

****

Tanto Víctor como el engendro salieron de la prodigiosa imaginación de una chica de diecinueve años, Mary Shelley, que inscribió para siempre su nombre en el olimpo de la literatura universal. Una nueva traducción de este increíble clásico.

Escribe tu opinión