Mandalas y libros de colorear para adultos

95 Mandalas infantiles para colorear

Autor
Charbonneau, Isabelle / Lachance, Valérie

La palabra MANDALA significa CÍRCULO MÁGICO. Un mandala es una imagen organizada alrededor de un punto central. Los mandalas son pequeños dibujos que encontramos un poco por todas partes en nuestra vida cotidiana.

Pero ¿para qué te puede servir un mandala? Un mandala no es un simple dibujo para colorear, sino que una herramienta que te puede ayudar a concentrarte y a relajarte. Si estás nervioso o agitado, colorea tu mandala desde el exterior hacia el interior. Si estás cansado o triste, coloréalo desde el interior hacia el exterior. Lo importante es que disfrutes coloreando tu mandala: te ayudará a calmarte y a tener más confianza en ti mismo.

El objetivo principal no es hacer un dibujo bonito, sino más bien experimentar las emociones y sentimientos del momento. No coloreamos un mandala solo por el bienestar que nos produce, son también para darnos gusto.

FICHA TÉCNICA

Nacionalidad del autor Francia
Código 370273
ISBN 978-958-30-4029-0
Nivel de escolaridad Primaria
Edades 6 a 8, 8 a 10
Género No ficción
Fecha de la última edición 08-12
Páginas 104
Tintas 1 x 1
Encuadernación Rústica
Ancho (cm) 20
Alto (cm) 22,5

Comentarios

Escribe tu opinión

95 Mandalas infantiles para colorear

95 Mandalas infantiles para colorear

La palabra MANDALA significa CÍRCULO MÁGICO. Un mandala es una imagen organizada alrededor de un punto central. Los mandalas son pequeños dibujos que encontramos un poco por todas partes en nuestra vida cotidiana.

Pero ¿para qué te puede servir un mandala? Un mandala no es un simple dibujo para colorear, sino que una herramienta que te puede ayudar a concentrarte y a relajarte. Si estás nervioso o agitado, colorea tu mandala desde el exterior hacia el interior. Si estás cansado o triste, coloréalo desde el interior hacia el exterior. Lo importante es que disfrutes coloreando tu mandala: te ayudará a calmarte y a tener más confianza en ti mismo.

El objetivo principal no es hacer un dibujo bonito, sino más bien experimentar las emociones y sentimientos del momento. No coloreamos un mandala solo por el bienestar que nos produce, son también para darnos gusto.

Escribe tu opinión