Primer acto

Los héroes que vencieron todo menos el miedo

Autor
Álvarez, César Santiago / Álvarez, Iván Darío

La obra comienza cuando Matías, el titiritero, quiere dar inicio a la función que todos los niños esperan, pero resulta que todos sus muñecos están profundamente dormidos, para despertarlos les pide ayuda a sus amiguitos, los niños, diciéndoles que se rían, que griten y pataleen si es necesario para despertar a sus títeres, pero son interrumpidos por una voz que llega de atrás del escenario; es Groucho, preguntando quien anda por ahí y al darse cuenta de que es hora de comenzar la función anima a su titiritero para que la comiencen. Así fue como todo los animalitos se la pasaron peleando y discutiendo por la propiedad del puente, hasta que un día el puente se levantó de donde estaba y diciendo a todos que estaba aburridísimo de la peleadera, él se iba a un sitio donde no pelearan tanto y que se construyeran un puente lo suficientemente grande para que unos pudieran cruzar y otros dormir. Así todos trabajaron día y noche para tener un puente más hermoso y grande que el anterior.

FICHA TÉCNICA

Ilustrador Parra, Rocío
Nacionalidad del autor Colombia
Código 33896
ISBN 9789583003493
Nivel de escolaridad Primaria, Bachillerato
Edades 8 a 10, 10 a 12
Género Ficción
Fecha de la última edición 03-97
Páginas 36
Tintas 4 x 4
Encuadernación Al caballete
Ancho (cm) 11,5
Alto (cm) 21
Valores Amistad, respeto/tolerancia, honestidad

Comentarios

Escribe tu opinión

Los héroes que vencieron todo menos el miedo

Los héroes que vencieron todo menos el miedo

La obra comienza cuando Matías, el titiritero, quiere dar inicio a la función que todos los niños esperan, pero resulta que todos sus muñecos están profundamente dormidos, para despertarlos les pide ayuda a sus amiguitos, los niños, diciéndoles que se rían, que griten y pataleen si es necesario para despertar a sus títeres, pero son interrumpidos por una voz que llega de atrás del escenario; es Groucho, preguntando quien anda por ahí y al darse cuenta de que es hora de comenzar la función anima a su titiritero para que la comiencen. Así fue como todo los animalitos se la pasaron peleando y discutiendo por la propiedad del puente, hasta que un día el puente se levantó de donde estaba y diciendo a todos que estaba aburridísimo de la peleadera, él se iba a un sitio donde no pelearan tanto y que se construyeran un puente lo suficientemente grande para que unos pudieran cruzar y otros dormir. Así todos trabajaron día y noche para tener un puente más hermoso y grande que el anterior.

Escribe tu opinión