Primer acto

El hombre que escondió el Sol y la Luna

Autor
Reyes, Carlos José

El hombre que escondió el Sol y la Luna se basa en un mito de los chamíes, de la costa pacífica colombiana. La obra refiere la leyenda de la creación del mar y el origen de los temblores de tierra con que la cosmogonía chamí explica el constante ir y venir del mar sobre la tierra, la pérdida de las embarcaciones, las catástrofes en las minas de carbón, etc. Robatierras, Tragahectáreas y Tercer Tragón son los monstruos protagonistas, además de un hombrecito que se enfrenta a ellos cuando han acabado con todos los paisajes del mundo. Pero el hombrecito esconde a tiempo el Sol y la Luna y tiene entonces que soportar la ira de los monstruos, que de ninguna manera aceptan que sus colores se hayan perdido. El hombrecito, sin embargo, encuentra la manera de engatusarlos para que finalmente todo vuelva a la normalidad.

FICHA TÉCNICA

Ilustrador Rodríguez, Gonzalo
Nacionalidad del autor Colombia
Código 34792
ISBN 9789583004377
Nivel de escolaridad Primaria
Edades 8 a 10, 10 a 12
Género Ficción
Fecha de la última edición 02-98
Páginas 48
Tintas 4 x 4
Encuadernación Rústica
Ancho (cm) 11,5
Alto (cm) 21
Valores Amistad, solidaridad, honestidad

Comentarios

Escribe tu opinión

El hombre que escondió el Sol y la Luna

El hombre que escondió el Sol y la Luna

El hombre que escondió el Sol y la Luna se basa en un mito de los chamíes, de la costa pacífica colombiana. La obra refiere la leyenda de la creación del mar y el origen de los temblores de tierra con que la cosmogonía chamí explica el constante ir y venir del mar sobre la tierra, la pérdida de las embarcaciones, las catástrofes en las minas de carbón, etc. Robatierras, Tragahectáreas y Tercer Tragón son los monstruos protagonistas, además de un hombrecito que se enfrenta a ellos cuando han acabado con todos los paisajes del mundo. Pero el hombrecito esconde a tiempo el Sol y la Luna y tiene entonces que soportar la ira de los monstruos, que de ninguna manera aceptan que sus colores se hayan perdido. El hombrecito, sin embargo, encuentra la manera de engatusarlos para que finalmente todo vuelva a la normalidad.

Escribe tu opinión