Temas gerenciales · 3R

¡Por favor, no roben más al Estado!

Autor
Yarce, Jorge

La corrupción es sin duda el enemigo número uno del Estado y un fenómeno generalizado en muchos países. La corrupción lleva a la pérdida de confianza y credibilidad de los ciudadanos en los funcionarios e instituciones públicas. Quienes roban al Estado en el sector público son incitados por políticos o por empresarios privados, mientras la sociedad civil permanece como espectadora pasiva, que no reacciona para frenar el saqueo de los dineros públicos. Si no involucramos lo ética en los procesos públicos no podremos garantizar un Estado incluyente. Este libro nos ayuda a preguntarnos qué debemos hacer para combatir la corrupción y cómo desde los valores fundamentales podemos aportar por un Estado igualitario.

FICHA TÉCNICA

Nacionalidad del autor Colombia
Código 497334
ISBN 9789583052064
Nivel de escolaridad Adultos
Edades Adultos
Género No ficción
Fecha de la última edición 06-16
Páginas 240
Tintas 1 x 1
Encuadernación Rústica
Ancho (cm) 13,5
Alto (cm) 20,5
Disponible en Colombia, Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Estados Unidos, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Puerto Rico, Uruguay
Valores Honestidad

Comentarios

Escribe tu opinión

¡Por favor, no roben más al Estado!

¡Por favor, no roben más al Estado!

La corrupción es sin duda el enemigo número uno del Estado y un fenómeno generalizado en muchos países. La corrupción lleva a la pérdida de confianza y credibilidad de los ciudadanos en los funcionarios e instituciones públicas. Quienes roban al Estado en el sector público son incitados por políticos o por empresarios privados, mientras la sociedad civil permanece como espectadora pasiva, que no reacciona para frenar el saqueo de los dineros públicos. Si no involucramos lo ética en los procesos públicos no podremos garantizar un Estado incluyente. Este libro nos ayuda a preguntarnos qué debemos hacer para combatir la corrupción y cómo desde los valores fundamentales podemos aportar por un Estado igualitario.

Escribe tu opinión